Aunque los adolescentes participan activamente en intentar disuadir que se envíen mensajes de texto mientras se conduce, muchos de ellos mismos aún envián estos mensajes