La GSMA anuncia que el impacto empresarial de los dispositivos conectados podría ascender a $4,5 billones en 2020