RUTH, un robot con sentimientos, contribuye a la calidad en los vehĂ­culos de Ford